Como prevenir las humedades en casa

La lluvia ha sido una constante en toda España en las últimas semanas, y podría seguir siéndolo a corto plazo. A pesar de que es una buena noticia, puede provocar humedades y goteras en muchas viviendas, lo que hacen la vida en el hogar mucho menos confortable.

Pero estos problemas son evitables. Se puede y se debe luchar contra ellos, pues no solo son perjudiciales para la salud a la larga, sino que también devalúan el propio inmueble.

Por ello, es muy importante acabar con estas molestias para que no vayan a más y no acaben convirtiéndose en problemas estructurales del edificio, lo que podría poner en riesgo su estabilidad. Aquí le contamos los diferentes pasos que debe hacer para terminar con este problema:

1. Eliminar la fuente de la humedad

Antes de ponerse a limpiar la humedad, hay que identificar la fuente para que esta no vuelva a aparecer. El problema dependerá de si nuestras paredes dan al exterior o al interior.

Si dan al interior, el problema más común es compartir pared con una de las estancias más húmedas: la cocina, el baño… Otro motivo puede ser que una cañería se encuentre en mal estado. Antes de limpiar y pintar las paredes, es necesario arreglar esta avería para que no cause futuros problemas. Si se trata de humedades en las puertas, deberemos cambiar la puerta y arreglar el problema de fondo.

Si las paredes dan al exterior, la causa de la humedad pueden ser las grietas en la estructura. Si estas están en el techo pueden acabar formando goteras. Por lo tanto, hay que intentar observar donde está el foco del problema. 

2. Preparar la zona para limpiarla

Tras arreglar el problema que generaba la humedad, hay que proceder a la limpieza de esta. Antes de ponernos a limpiar, debemos preparar la zona. Para ello tendremos que retirar todos los muebles de la zona afectada. También debemos apartar los elementos de suelos y techos, como alfombras, cuadros… Así dejaremos espacio para la limpieza y analizaremos los daños ocasionados por la humedad.

Algunos objetos podrán limpiarse a fondo para recuperarse, pero si otros están muy afectados por la humedad tendremos que deshacernos de ellos. Volver a colocarlos supondría no librarnos de la molesta humedad.

3. Limpiar

Una vez hemos preparado la zona, ya nos podemos poner manos a la obra con la limpieza. Para quitar del todo la humedad podemos utilizar diferentes productos. El más recomendado es la lejía, ya que ha probado ser el más efectivo. Debemos mezclar una parte de lejía con tres partes de agua en un recipiente adecuado. A continuación, mojaremos un cepillo o una esponja en la mezcla y frotaremos con energía la zona afectada. Repitiendo este proceso las veces que sean necesarias, veremos como las manchas de humedad van desapareciendo.

Para potenciar el efecto de la lejía es recomendable dejarla actuar donde unos minutos en las zonas más afectadas o difíciles. Así podrá introducirse en el interior de las áreas o grietas más complicadas de limpiar. Recuerda llevar siempre guantes para proteger tus manos de la lejía e intenta evitar que esta caiga en tus ojos o tu ropa.

4. Aplicar pintura antihumedad

Después de limpiar todas las manchas de humedad, debemos aplicar una nueva capa de pintura a la zona. Para evitar que vuelvan a aparecer las marcas se recomienda utilizar pintura antihumedad o anti moho. De este modo nos libraremos de esta molestia durante un largo tiempo. Si no sabes por dónde empezar, en Mayencolors contamos con profesionales de confianza que te asesorarán sobre que productos puedes utilizar, o te recomendaran a pintores profesionales especializados a los que podrás encargar esta tarea tan necesaria para tu hogar.

A pesar de haber solucionado el problema de la humedad en las paredes, siempre es necesario seguir una serie de consejos para evitar su futura aparición. Además de revisar posibles grietas o goteras, hay que tener en cuenta otros aspectos menores. Otras estancias donde suelen encontrarse problemas son las humedades en el baño y la cocina, deben estar bien ventiladas. Si, por ejemplo, el vapor generado al ducharnos no se ventila correctamente, acabará generando moho y humedad.

En lugares cerrados como armarios o despensas también puede generarse este problema. Para evitarlo, podemos colocar un cuenco con arroz o carbón vegetal, ya que son productos que absorben la humedad. Por otro lado, si el lugar en el que vivimos es extremadamente húmedo tendremos que recurrir al uso de deshumidificadores.

Otra recomendación es evitar tender la ropa en habitaciones que no estén ventiladas, y también aislar las ventanas para que se forme la menor condensación exterior posible.

Puede ponerse en contacto con nosotros utilizando nuestro formulario

MAYENCOLORS S.L.
Avenida Castellón, 105
12540 Vila-real
+34 964 539087
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Horario de atención
Mañanas de 8:00 a 13:30
Tardes de 15:30 a 19:30
© 2019 Mayen Colors S.L.